sábado, octubre 31

VIOLENCIA Y ACOSO EN REDES SOCIALES IMPACTAN A NIÑAS Y MUJERES JÓVENES

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Una investigación demostró que el 60% de las niñas y las jóvenes encuestadas en Ecuador reportó amenazas, lenguaje ofensivo y más.
La mayor encuesta sobre la violencia en Internet muestra que, a nivel mundial, una de cada cinco niñas (19%) ha dejado o ha reducido de manera significativa el uso de una plataforma de medios sociales después de haber sido acosada o violentada; mientras que una de cada diez (12%) ha cambiado su forma de expresarse.
El estudio, denominado ‘¿Libre para estar en línea? Experiencias de acoso en línea de niñas y mujeres jóvenes’, lo realizó Plan Internacional. Encuestó a 14.000 niñas de 31 países, entre los que consta Ecuador con 500 participantes.
Poca investigación
Anahí Almeida, asesora nacional de género de Plan Internacional Ecuador, señala que, pese a que la problemática no es nueva, hay poca investigación al respecto. Por eso, desde el año pasado, emprendieron esta encuesta que se ha convertido en una de las más grande sobre esta temática.
Los datos en nuestro país reflejaron que el 60% de las participantes reportaron haber enfrentado algún tipo de acoso y/o violencia en línea. Las formas más comunes son: amenazas de violencia sexual, lenguaje ofensivo y acoso sexual.
También hay comentarios racistas, homofóbicos o que cuestionan y ‘califican’ el físico de las chicas, de acuerdo con estándares hegemónicos; lo que influye directamente en su autoestima.
El 59% de las niñas y las jóvenes que han sido acosadas y/o violentadas indican que el tipo de ataque más común es el lenguaje ofensivo, seguido por la vergüenza intencional (41%), la humillación por cómo son sus cuerpos y las amenazas de violencia sexual (ambos 39%).
¿Cómo actuar?
Almeida señala que dentro del hogar y en las escuelas de debe empezar a hablar sobre la violencia en el mundo digital. Por eso resalta que, si bien sucede en la web, “no es violencia virtual, porque si buscas en el diccionario, virtual es algo que no es real y la violencia en línea es real, no es algo que no tenga consecuencias reales en la vida de las niñas”.
Trabajar en esto permitirá que las afectadas denuncien estos hechos y sepan cómo actuar. Para esto, es importante socializar los mecanismos de denuncia de cada país.
Desde el lado de los padres es necesario que siempre exista acompañamiento y que en caso de ser víctimas de acoso y violencia las hagan sentir escuchadas y no culpables. “Esto es fundamental porque permite actuar de manera asertiva, y en buscar auxilio o apoyo”, dice Almeida, ya que si alguien se siente culpable lo más probable es que no quiera hablar, ni denunciar. (I)
Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.