miércoles, octubre 28

Narco mexicano y asesinos huyeron de la penitenciaría

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El director de la cárcel, Alfredo Muñoz, indicó que con la declaratoria de emergencia espera contar con 500 guías más para el control. Ahora solo tiene 140 agentes.

Una hamaca y una escalera fueron los implementos utilizados por tres privados de la libertad para cruzar el muro y escapar de la Penitenciaría del Litoral, en el km 16,5 de la vía a Daule.

Los individuos estaban en el Pabellón 8, un área con capacidad para 400 internos, pero que alberga a 900.

Los fugados son un mexicano y dos ecuatorianos sentenciados por tráfico ilícito de sustancias sujetas a fiscalización, asesinato y suplantación de identidad.

Falsa alarma los convocó Alfredo Muñoz, director del recinto penitenciario, indicó que a la 01:15 hubo una  alarma falsa de un herido en el pabellón y un guía abrió la puerta.

Ahí supuestamente fue amedrentado por reos, uno con arma de fuego. “Tres guías acudieron a auxiliarlos, pero no fue suficiente. Les digo sinceramente, ellos dicen que los sometieron, pero no puedo adelantar criterios hasta que no lo pasen por escrito”.

Los internos escalaron el muro de unos cuatro metros de altura que termina con alambres de púas y escaparon por el río Daule. Manifestó que por el estado de excepción y emergencia institucional espera que haya 500 guías más para ese centro, “porque con más de 10.000 detenidos no podemos hacer un eficiente control con 140 guías”.

Los cuatro guías que llegaron al pabellón y un policía asignado a una garita cercana al sitio de la fuga (a 50 metros de distancia) fueron retenidos. Así lo confirmó Carlos Mera, comandante subrogante de la zona 8 de Policía (Guayaquil, Durán y Samborondón).

El oficial manifestó que en el lugar quedó una escalera, que aún no saben cómo la consiguieron, y del otro una hamaca con nudos que sirva como un cabo. “Las unidades de inteligencia están desplegadas para las recapturas”.

En cuanto a los guías, manifestó que no podía confirmar si fueron maniatados, pero “no tienen golpes ni contusión. Además no hay indicios de que se haya usado armas de fuego”.

También confirmó que las cámaras que enfocaban el sitio de la fuga no funcionan, que solo hay un video donde se observa la silueta de los fugados y que es de una cámara del Sistema ECU-911 instalada en la parte externa.

¿Quiénes escaparon?

De acuerdo con un reporte policial, los prófugos son: Luis Ernesto A. B., alias “Puya”;  Galo S.R., (a) “Gato negro” y el mexicano Harbey D.L. Todos integrantes de la banda “Los negros de la mafia”.

Estos dos últimos supuestamente cumplían labores de seguridad para “Puya”, quien es hermano de un agente de tratamiento penitenciario del mismo centro. Luis A. y Galo S. tienen antecedentes por delincuencia organizada, asesinatos, robos, entre otros delitos.

Ambos serían trasladados a una cárcel de mayor seguridad. Harbey D. cumplía una sentencia de 10 años por narcotráfico. En junio de 2017 fue capturado cuando navegaba con 162 kilos de cocaína a 178 millas náuticas al sur de San Cristóbal, en Galápagos. Julio Ballesteros, subdirector de Rehabilitación Social, calificó a la fuga como una “forma inadecuada de manejar la situación”.

Agregó que la semana pasada se trasladó a 500 reos de la penitenciaria a la Regional 8 que están contiguas, con el objetivo de reducir el hacinamiento.

Señaló que uno de los objetivos es separar a los violentos y tener áreas de tratamiento especializado y no de castigos para quienes causan violencia “y así generar una verdadera rehabilitación”.

Guías piden volver a su trabajo

El funcionario se reunió ayer con 80 exguías penitenciarios que piden regresar a sus puestos de trabajo. Álex Gavilánez, uno de los voceros, señaló que fueron cesados de sus cargos desde 2011 por denunciar irregularidades en el sistema penitenciario durante el gobierno de Rafael Correa.

Ballesteros respondió que dentro de 20 a 30 días se convocará al concurso para enrolar a 500 guías penitenciarios. En los centros de rehabilitación trabajan 1.509 funcionarios, pero el objetivo será llegar a 2.000 como parte del estado de excepción y emergencia institucional. Para esta emergencia se destinarán $ 25 millones de manera inicial para repotenciar los centros de rehabilitación, seguridad e infraestructura. (I) 

Fuente:  www.eltelegrafo.com.ec

Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.