martes, octubre 20

La excusa más usada en la cama es mentira: el sexo cura el dolor de cabeza

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El sexo es como la aspirina: bueno para el corazón, para las dolencias musculares… y para las migrañas. Según una investigación de la Universidad de Münster (Alemania), el sexo puede ser el antídoto más eficaz contra esta dolencia, uno de los pretextos más clásicos para no mantener relaciones sexuales. ¿Quién no lo ha puesto alguna vez?

«Las excusas son tantas y tan creativas como las personas», cuenta Diana Fernández, terapeuta sexual y de pareja de la Asociación Estatal de los Profesionales de la Sexología (AEPS).

Echarle la culpa a un dolor de cabeza para no irse a la cama con la pareja no es solo una cuestión de mujeres, aunque según los expertos son ellas quienes más la usan. Lo cierto es que el estudio hecho por el departamento de Neurología de esta universidad encontró que mantener relaciones sexuales puede mejorar parcial o completamente el dolor.

No importa si es con su pareja o en la soledad de las sábanas. Fernández dice que «durante la excitación y el orgasmo, ya sea en compañía o con la masturbación, se liberan endorfinas que actúan como analgésico natural, inhibiendo la sensación de dolor. Al igual que los analgésicos, su efecto puede cambiar en función del momento y la persona».

Los resultados del estudio son contundentes y alentadores. Más de un tercio de las personas con migrañas tenían experiencia practicando sexo durante un momento de dolor y de estos pacientes, casi dos de cada tres informaron de una «mejora de su migraña».

«Podríamos decir que el placer erótico favorece una vivencia corporal menos dolorosa. Hay diferentes estudios que también hablan de la afinidad e interacción de las zonas cerebrales vinculadas a placer y dolor, apuntando que las experiencias positivas y negativas puedan anularse unas a otras», insiste Fernández.

La investigación se realizó con una encuesta anónima a 800 pacientes con migraña y 200 con dolor de cabeza. Encontró que más de la mitad de quienes padecían migrañas y que tuvieron relaciones sexuales durante un episodio de dolor sintieron mejoría en sus síntomas.

Uno de cada cinco encuestados en este análisis quedó sin ningún tipo de dolencia, mientras que los pacientes masculinos incluso usaron el sexo como una herramienta terapéutica.

Los neurólogos de la universidad alemana concluyeron que más del 90% de los participantes en el ensayo, sintió alivio moderado por completo al tener un orgasmo en un episodio de dolor, pero un 50% manifestó menos efecto en casos de dolor extremo.

Al hilo de este caso, Marina Castro, psicóloga especializada en terapia de pareja, advierte de que cuando el cuerpo tiene algún tipo de dolor, el deseo y la capacidad de excitación disminuye. «No todo el mundo puede superar el estadio mental de dolor con el deseo de tener un orgasmo. Es una lucha que se da entre la voluntad y la dolencia», agrega la especialista.

«Me duele la cabeza», puede ser una de las excusas más aceptadas o usuales entre las parejas. Sin embargo, Castro asegura que cuando las mujeres dicen que no les apetece tener sexo puede deberse a otras causas.

Fernández añade que es importante ser cuidadoso con la prescripción del sexo para aliviar alguna dolencia. «Si a una persona que tiene un dolor le decimos que para aminorarlo tiene que tener sexo, le estamos creando una obligación y esto dificulta el orgasmo. Para disfrutar de los beneficios del coito, éste tiene que ser deseado. Funciona mejor ir a favor del placer que en contra del dolor».

La excusa del dolor de cabeza ya no vale, está obsoleta y en caso de tenerlo -de verdad-, el sexo relaja y es la receta para eliminarlo. No importa si es sexo soft, duro, solo o en compañía. Cuando de sexo se trata, lo importante es que sea placentero.

Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.