miércoles, diciembre 2

COLADA MORADA Y GUAGUA DE PAN, UNA TRADICIÓN CON COSMOVISIÓN INDÍGENA; ESTOS SON SUS SIGNIFICADOS

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Desde mediados de octubre, una bebida empieza a copar las vitrinas de restaurantes y hasta la cocina de hogares. Se trata de la tradicional colada morada que aparece previo al feriado de difuntos, en noviembre.

Esta bebida, que ha sufrido diversas transformaciones por ingredientes que se le agrega, forma parte de la cultura ecuatoriana y es infaltable en la celebración.

La colada morada tuvo su aparición en la época prehispánica por parte de los pueblos ancestrales que veían a la muerte como una fase de la existencia del ser humano al trascender a otro mundo o hacia una nueva vida.

“Hay referentes muy fuertes sobre el tema de la temporada que coincide con lo que los indígenas lo llamaron el Aya Marcay Quilla, donde se conecta este mundo con el mundo de los muertos, que para ellos no estaban muertos simplemente habían trascendido a otro mundo, a otra nueva vida. Era la temporada donde se abría la puerta a ese mundo donde estaban los seres queridos que habían trascendido y por eso hay estos elementos tan fuertes”, explicó el chef Miguel Burneo, docente investigador de la Escuela de Gastronomía de la Universidad de las Américas (UDLA).

El especialista cuenta que antes se tenía la tradición de desenterrar a los muertos para compartir con ellos esta temporada. Sin embargo, la colonización tuvo impacto fuerte en la tradición que desterró esta visión y práctica lo que derivó que se introduzca otra manera de ‘compartir’ con ellos.

“Hay una versión del pueblo Kitu Kara que como ya no podían tener el contacto con sus seres queridos en el momento que comenzaron a visitar la iglesia, se comenzó a formar inicialmente de zapallo, que era un ingrediente que se usaba mucho en el pueblo andino, una especie de tortilla, por decirlo así, porque no llegaba a ser un pan en ese entonces, formando o representando al finado, en este caso, al ser querido, esta es una de las teorías que se maneja por allí y que después de la colonización, llega la panificación, ya se comenzaron a hacer panes, por eso se dice que las primeras guaguas de pan, eran rellenas de dulce de zapallo, dulce de zambo”, relata.

Con el transcurso del tiempo, esto fue modificando y sobre el siglo XIX ya se tiene registro de estos platos que eran parte de la tradición oral de los antepasados. En varias generaciones se había convertido en una tradición que los mayores de la familia. como abuelos, prepararan la bebida y consumirla en familia.

El simbolismo de este plato está dirigido hacia que la guagua de pan representa al difunto, mientras que la colada o mazamorra morada es la sangre o “incluso, en algunos casos, hay el ritual de tirar un poco de colada a la tierra como dar vida a la Pachamama porque existe esa creencia que el pan de finados, representa al difunto, pero la colada es lo que le da vida”.

Burneo destaca que además de la cosmovisión que encierra la bebida, también permite la integración de ingredientes de tres regiones del país como es el mortiño del páramo, la piña de la Costa y el ishpingo de la Amazonía.

“Creo que uno puede descubrir los ecosistemas del Ecuador a través de la colada morada”, dice. (I)

Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.