miércoles, octubre 28

Pastor evangélico es llamado a juicio en caso Juliana Campoverde

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En el Complejo Judicial Norte, en Quito, se reinstaló este jueves 2 de mayo de 2019 la audiencia en contra del principal implicado en la desaparición de Juliana Campoverde, ocurrida el 7 de julio de 2012.

En la diligencia, la jueza Yadira Proaño llamó a juicio a Jonathan C. como autor directo del delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte.  Además, la jueza precisó que el procesado continuará con medidas cautelares de prisión preventiva y prohibición de enajenar bienes, esta última para asegurar una eventual reparación integral para la familia de la víctima.

También se eliminó la orden de detención con fines investigativos de Patricio C. e Israel C., padre y hermano del procesado, sin perjuicio de que pueden ser procesados por un nuevo delito.

El expediente fiscal está compuesto por 131 cuerpos. En la  audiencia del 1 de abril la fiscal Mayra Soria señaló que se realizaron 1.292 diligencias para dar con el paradero de Juliana. Entre las acciones están 119 búsquedas en varias quebradas, 5 allanamientos y 9 rastreos.

En noviembre de 2018 Jonathan C., quien fue pastor de jóvenes en la iglesia Oasis de Esperanza, se acogió al proceso de cooperación eficaz, en el que indicó que Juliana murió y sus restos mortales fueron arrojados a la quebrada de Bellavista. Sin embargo, luego de las labores de búsqueda no se encontró nada en aquel lugar.

La defensa del principal implicado insiste en que las pericias de búsqueda no se realizaron de manera técnica y que por ello no se halló nada en el lugar. 

La abogada de la familia y asesora legal de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), Pamela Chiriboga, afirmó que, a pesar de que no se ha encontrado el cuerpo, existen los elementos necesarios que justifican las acusaciones contra el acusado para que “se lo declare culpable” al final del juicio.

Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana, señaló que con este llamamiento a juicio el proceso apenas comienza y que no descansará hasta que le digan donde está Juliana.  “Yo necesito a Juliana, quiero que me devuelvan a Juliana y lucharé siempre hasta los últimos días de mi vida, hasta que Jonathan C. me devuelva a mi hija”, afirmó.

Son más de 209 testigos los que serán llamados en el juicio, entre ellos peritos de criminalística, familiares y amigos de la víctima.  Una condena de 22 a 26 años de privación de libertad prevé el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte, según el Código Orgánico Integral Penal (COIP), en su artículo 161 en concordancia con el 162 numerales 1, 7 y el inciso final. (I)

Fuente: www.eltelegrafo.com

Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.