miércoles, octubre 28

Por qué John Wick se ha alzado como el gran héroe de acción del cine en la última década

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Este viernes llegó a los cines españoles ‘John Wick 3: Parabellum’, una película que seguramente los responsables de la primera entrega nunca llegaron a pensar que existiría.

A fin de cuentas, ‘John Wick’ era una pequeña película de acción que fácilmente podría haber quedado sepultada por las películas de superhéroes u otro tipo de blockbusters con mucho más medios. No fue el caso y su popularidad ha ido creciendo sin parar.

Una de las grandes claves para ello la tenemos en el propio personaje de John Wick, que se ha convertido en el gran héroe de la década. Creo que es justo decir que hay que remontarse hasta el Bryan Mills de ‘Venganza’ para encontrar al último que tuvo un impacto similar, pero eso fue ya en 2008.

El personaje interpretado por Keanu Reeves no tiene a nadie que se le pueda comparar durante estos últimos años y ahora vamos a abordar cómo ha sido eso posible.

Las escenas de acción


Menuda obviedad pensarán algunos, pero es que en Hollywood abundan demasiado las escenas de acción en las que se prescinde de una coreografía limpia para dar sensación de espectacularidad a través de múltiples cambios de plano. Eso es algo que la saga John Wick destierra por completo para mirar más al cine asiático a la hora de mostrarnos los enfrentamientos más físicos de nuestro protagonista.

Más letal que algunos de los psicópatas más renombrados del cine de terror y con una notable versatilidad para ejecutar a sus víctimas, John Wick también demuestra un control intachable de las armas de fuego. Las tres películas de la saga no rehuyen tampoco la sangre ni la contundencia a la hora de despachar a sus enemigos, elevando así la sensación de amenaza del personaje incluso por encima de la altura mítica a la que le ponen ya de entrada.

Y es que es muy fácil decir que se trata del mejor asesino, pero la cosa cambia cuando tienes que mostrar que realmente lo es. A veces puede llevar a algunos excesos -en el tramo final de la tercera entrega ya se sobran un poco siendo capaz de despachar a otros altamente preparados incluso cuando el agotamiento debería haber hecho más mella en él-. Baba Yaga se merece su fama y cada nueva película va dejándonos con la boca más abierta al ver de lo que es capaz. Y nos lo creemos.

El factor Keanu Reeves

Perro

Keanu Reeves no ha demostrado ser especialmente expresivo a lo largo de su carrera, algo que se volvía en su contra en varias películas. No es el caso con la franquicia ‘John Wick’, ya que estamos ante un (anti)héroe más metódico que tiene que despachar a sus víctimas sin andarse con demasiados remilgos.  

Esa faceta suya era lo que le definía de entrada, por eso también encaja de maravilla cuando se acuerda de su esposa muerta, no teniendo que transmitir tanto como esperaríamos en otro caso, por eso requiere menos esfuerzo para que nos lo creamos como gran motivación suya para seguir adelante.

Además, Reeves comparte con Tom Cruise algo esencial para conquistar al público pese a que ambos ya superan los 50 años: una credibilidad innegable en las escenas de acción. Ambos rondan ya la edad que tenía Liam Neeson cuando fue descubierto como héroe de acción en ‘Venganza’, pero en su caso todavía son convincentes como héroes algo más jóvenes capaces de hacer algo imposible para la mayoría de la población mundial.

Fuente: espinof



Compartir.

About Author

© 2018-2019 El Vocero. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creaciones Digitales.